martes, 23 de abril de 2013






Estamos en la era del Open. Esta palabra o método de trabajo comenzó a emerger con fuerza mediática desde la aparición de Linux y sus famosas distribuciones. Hemos visto cambios en la visión y alcance de los desarrolladores y de la industria de la tecnología en general debido al concepto Open; también en la forma de hacer negocios; hasta el punto que grandes fabricantes de tecnología se hicieron con firmas que incluían proyectos de software libre: como el caso de Oracle con MySql, por citar uno entre tantos. 


Pues Open transcendió a los “hierros”, a lo físico, para darle la bienvenida a  Open Hardware (OH). En la actualidad podemos hacernos de una plataforma de hardware diseñada bajo esquema libre de uso, cuyos diseños y especificaciones son de libre y fácil acceso. Todo bajo el concepto de libertad de conocimiento. Debo resaltar que no necesariamente gratis.


Ahora bien, combinando una circuitería “sin misterios” donde podemos acceder a nivel de programación a todos sus componentes (controladores, interfases de entrada y salida, memoria, sensores) y una poderosa herramienta de desarrollo de software también de libre acceso como Android; las limitaciones son definitivamente nuestra imaginación.


Estas combinaciones hardware+software son ideales para hacer prototipos de bajo costo, para pruebas de campo, y demás ejercicios de investigación que permiten proponer respuestas a necesidades en todos los ámbitos.



Entre los OH más popular está Arduino, una plataforma que incluye una serie de placas impresas con dispositivos, periféricos y módulos en forma de circuitos integrados que responden a los más comunes lenguajes de programación, entre estos Android. 

Ya existen librerías o APIs para sacar partido al hardware de Ardiuno, por lo que la integración lógica y física dejan de ser retos y los desarrolladores invierten más tiempo explotando su potencial creativo programando.

Tenemos en la WEB cientos de casos donde se usan estas plataformas para solucionar problemas específicos y en proyectos de investigación. Como ejemplo podemos citar un robot casero capaz de ahuyentar animales indeseados.



Otro ejemplo de OH es el computador de bajo costo a base de Android, el Raspberri-Pi, si bien inicio como proyecto privado, tiene todas las características de Open por su accesibilidad técnica. 

Hay varios casos de éxito con la implementación de este hardware y Android, para citar uno: en la Universidad de Singapur un grupo de estudiantes han desarrollado un robot subacuático equipado con una Raspberry-Pi + sensores que es capaz de procesar datos durante su operación. Todo con una inversión inicial de 16 dolares americanos y controlado gracias al OS Android.


Creo que lo importante de estas iniciativas radica en que propician investigación e innovación, con costos y conocimientos accesibles esta dupla es capaz de crear semilleros de ideas; al final y en un futuro no muy lejano veremos productos y servicios que harán nuestra vida más fácil.


Les dejo un link para los que desean profundizar el tema:






Hasta la próxima.
@cchgil 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada