lunes, 18 de febrero de 2013



Un problema que abarca todos los sistemas operativos es el de las actualizaciones de sus terminales, desde las primeras versiones de Android hemos enfrentado esta situación, aclarando que mientras son presentadas nuevas versiones de Android, más rápido llegan las actualizaciones a la mayoría de los usuarios (aunque no lo suficiente), el problema no depende de Google, la empresa envía con meses de anticipación el kit de desarrollo de cada actualización a todas las empresas, para que las mismas puedan actualizar tan pronto dicha actualización sea presentada.

El problema son las mismas empresas que en diversos casos no les dan la importancia a las actualizaciones, generalmente porque consideran que sus usuarios no cambiarían su actual equipo por aquel que lo sustituya si estos tienen la misma versión de Android, por eso son tan retrasadas. Por ejemplo, se espera que el Samsung Galaxy SIV venga con Android 4.2 y tiempo después es que el Samsung Galaxy SIII será actualizada a dicha versión.

Toda esta situación ha beneficiado sólo a una gama de equipos, los Nexus, ya que la gama de equipos de Google son los primeros en actualizar a cada versión de sistema operativo, cada vez los usuarios se inclinan más por estos equipos, las actualizaciones cada vez juegan un papel más importante y son un factor influyente a la hora de elegir que equipo comprar.

En conclusión, si en este momento quieres contar con las últimas actualizaciones de Android, la opción sin duda son los Nexus 4, 7 y 10, si incluimos smartphones y tablets, más si quieres ser de los primeros en disfrutar la venidera versión Key Lime Pie y no del grupo que tendrá que esperar varios meses para conocerla.

0 comentarios:

Publicar un comentario